Nuestra historia 2018-07-11T00:49:29+00:00

RAMON MARCO ABELLA, UNA PASIÓN FAMILIAR

En el siglo XII llegaron al Priorat los monjes cartujos franceses e introdujeron las variedades que son hoy en día propias de la región: la garnacha y la carignan. La familia Marco, viticultores desde el siglo XV, ya estaba afincada en Porrera, como ya consta en el primer censo de Cataluña, en 1497. También aparece en el censo posterior realizado por el Conde de Floridablanca en 1787.

A finales del siglo XIX, la filoxera, al igual que en el resto de Europa, atacó los viñedos de Priorat y la familia Marco se vio obligada a emigrar a Barcelona pero conservó las tierras de Porrera.

En 1898 nació Ramón Marco Abella en Porrera.

Hombre emprendedor y de fuerte carácter, decidió volver a dar vida a la que había sido una de las mejores viñas de la región del Priorat.

OLIVIA Y DAVID

Después de un siglo, su nieto David y su esposa Olivia, deciden dar un paso más y construyen una bodega de corte moderno para empezar a elaborar vino con marca propia.

El matrimonio abandona sus respectivas carreras profesionales para dedicarse exclusivamente a su pasión y construyen la bodega Marco Abella, contribuyendo de esta manera al prestigio mundial de los vinos del Priorat.

EL EQUIPO

David Marco y su esposa, Olivia Bayés, están al timón de la bodega imprimiendo su sello en los vinos y los viñedos.

Los enólogos, José Luis Ruiz y Damiá Del Castillo, son el perfecto complemento y logran formar, junto a David y Olivia, un equipo joven, conocedor y entusiasta.

En la vertiente comercial, contamos con Ferran Casellas y Joan Ayra, nuestros sumilleres, que aportan su visión más global del mundo del vino.

JOSEP GUINOVART

Josep Guinovart (Barcelona 1.927-2007) pintor catalán reconocido internacionalmente, fundó en 1955 el grupo Tahüll y vinculado al grupo Dau al Set junto con Modest Cuixart, Jaume Muxart, Antoni Tàpies y Joan-Josep Tharrats.

Buen amigo de la familia, en 2006 pintó para Marco Abella los motivos que inspiran las etiquetas de nuestros vinos.

Los motivos se inspiran en los viñedos y el paisaje agreste del Priorat. Reflejan el espíritu de arraigo a la tierra y la contemporaneidad de nuestra bodega.